MENU

Pensamientos y procesos (2016)

No existe la obra definitiva, todo forma parte de un proceso continuado. Este pensamiento me sobreviene en un momento en que me doy cuenta de que estoy incorporando nuevas estrategias en mis planteamientos formales las cuales afectan a la manera de unir elementos. Esto es para mí un punto básico, al que le he dado vueltas y vueltas, y que repercute en el resultado final de mi trabajo, en un momento en el que incorporo y retomo antiguos sentimientos y en donde lo geométrico adquiere mayor importancia de nuevo, aunque creo que nunca la perdió.
La escala en la que proyecto no siempre corresponde a la de trabajo en el tamaño final ideal del objeto y una de las cosas que más me interesan, en la creación de objetos tridimensionales, es el dibujo de la forma desde todos los puntos posibles del objeto, también la textura y el tacto. A su vez, hay un factor que tiene que ver con la vibración y el sentimiento con el que conecto con el objeto, es una chispa que sucede de repente, y no siempre en la fase final de la producción de la escultura, un enigma de los sentidos que me vincula con un todo ideal. Podría definirse como la poesía de la forma o la conciencia del objeto. No es extraño, entonces, percatarse de que, cuando relaciono mi trabajo con lo energético, estoy influido por mi situación personal y con todo a lo que le doy vueltas en mi día a día, mi relación con el mundo y con los otros. Es, en definitiva, un camino mental sustentado sobre los parámetros de lo planificado en una serie de pasos que me llevan hacia un resultado concreto pero en donde el azar no es ajeno y en donde no quiero que lo casual deje de perseguirme para que suceda la magia.

Pablo L. Martínez

Thoughts and processes (2016)

There is no definitive work, it is all part of a continuing process.  These thoughts come to me at a time when I realize that I am incorporating new strategies in my formal approach which directly affect the way objects relate.  This fundamental aspect that I have given much thought to directly affects on the results of my work, at a time in which I incorporate long forgotten sentiment and in which geometry acquires new, perhaps never lost, protagonism.

The difference between the final scale of the object and the studio, work in progress scale, is an aspect that I have been dwelling upon.  I have pondered upon the role of the incipient drawings in the process of creating three dimensional objects, drawings that contemplate the object from all vantage points and that contemplate its texture and tactile qualities.  There is a factor that has to do with the vibration and sentiment through which I connect with the object, a sudden flash that doesn´t always occur in the final phases of creating sculpture, a mistery of the senses that links me to an ideal whole.  I could define it as the poetry of form or the conscience of the object.  It is no wonder than, that I realize that when I relate my work with the energy aspect, I am influenced by my personal situation and with all that surrounds me day to day, my relationship with the world and with the others.  It is, after all, a mental path drawn upon planned parameters and a series of steps that take me towards a concrete result, a process in which randomness is not foreign and in which I allow casual occurences bring me closer to magic.

 

Pablo L. Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies